Habilidades,  Ventas

¿Qué quieres para tu negocio?

En el mundo de los negocios y el emprendimiento es imprescindible tener claro qué se quiere conseguir, cuál quieres que sea el destino de tu empresa. Para ir a un lugar, primero has de saber cuál es.

Es probable que te parezca una obviedad pero en numerosas ocasiones me he encontrado con personas que quieren que su negocio crezca pero no saben concretar lo que quieren.

Ante la pregunta ¿Qué quieres conseguir en tu negocio o cuál es tu objetivo?

Es común encontrarme con respuestas ambiguas, poco claras o definidas, o lo que suele ser más habitual, expresan lo que no quieren que suceda.

Algunas respuestas son: quiero que me conozcan, ser más visible, que me compren, conseguir más clientes, o también, no quiero seguir así, tengo pocos clientes, mejorar mis ingresos…

¿Qué crees que pasa cuando ponemos en nuestra mente lo que no queremos que suceda u objetivos poco definidos?

Pues que nuestros pensamientos y emociones se enfocan, precisamente, en lo no queremos o no tenemos muy claro la dirección que tomar.

¿Y qué crees que sucede cundo pasa esto?

Pues al enfocarnos en lo que no queremos o no tener claro que hemos de lograr, nos cuesta trazar acciones o muchas de ellas se dirigen a un lugar que no queremos… O peor aún, al no saber qué queremos o tenerlo mal definido, se vagará sin rumbo y sin saber hacia dónde ir.

Es probable que esta historia ya te la sepas pero déjame que te la recuerde.

Es un fragmento del libro “Alicia en el País de las Maravillas”, de Lewis Carroll…

– ¿Puede decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí? – preguntó Alicia.

– Eso depende en gran parte del sitio al que quieras llegar – dijo el Gato.

–  No me importa mucho el sitio – dijo Alicia.

– Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes – dijo el Gato.

Me parece poderoso este dialogo porque nos muestra con claridad la importancia de definir con claridad lo que queremos para que podamos encontrar el camino para lograrlo.

¡Lo que creas en tu mente se hace realidad en el mundo físico! Si piensas en problemas, en lo que te falta, lo que no tienes, etc., esto es lo manifestarás en tu negocio.

Cómo decía Henry Ford: “Tanto si crees que puedes como si no tienes razón”.

Por ello es fundamental definir con claridad nuestros objetivos de negocio:

  • Qué queremos conseguir.
  • Cuantificar los ingresos.
  • Cuáles son los gastos e inversiones a realizar para conseguirlos.
  • En cuánto tiempo lo queremos conseguir.
  • Que sea algo ambicioso pero que pensemos que lo podemos lograr.
  • Y por supuesto, trazar un plan para saber los pasos a seguir para hacerlo posible.

En resumen, es tener bien definida la estrategia y diseñar un plan de acción, paso a paso, para ir hacia nuestras metas.

Además hemos de ponerle fuerza, energía, motivación, y esto será posible plantándonos cuál es nuestro para qué, qué nos motiva e impulsa a lograr nuestro objetivo.

Si no somos capaces de ilusionarnos, de sentir en cómo cambiará nuestra vida cuando lo hayamos conseguido, nos resultará más dificultoso ir a por ello y lo percibiremos como algo costoso lo que hará que nos resulte más sencillo abandonar.

Si de verdad quieres que tu negocio crezca, avance y ayude a muchas personas, es el momento de que escribas ya qué es lo que quieres conseguir – cuál es tu objetivo –

Muy importante: hazlo por escrito y comprométete desde hoy mismo con las metas que te ayudarán a conseguirlo.

Y si no sabes cómo empezar o tienes dudas de qué pasos dar para lograrlo de una forma más eficiente, contacta conmigo. Te ayudaré a que te resulte más rápido y sencillo. Pulsa Aquí Y Rellena El Formulario con todos tus datos para que pueda contactar contigo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *