Habilidades,  Marketing,  Ventas

Cómo encontrar una salida a la crisis

Seguro que en más de una ocasión has sentido que no sabías qué decidir y hacia dónde ir ante una situación complicada. En este momento puede que te esté sucediendo, los tiempos que corren son para ello. Mira una forma de actuar para salir del “síndrome no hay salida”.

En el mundo de los negocios esto sucede en más de una ocasión. No sólo ahora por el miedo de qué va a pasar o qué me voy a encontrar, sino en momentos de incertidumbre porque no se están obteniendo los resultados deseados y por mucho que lo intentas, nada parece que sucede para revertir la situación.

¿Qué haces cuando crees no ver la salida? ¿Qué pasa por tu cabeza? Qué posición tomas ¿la víctima o la de protagonista?

Estas son muy buenas preguntas que en este momento te puedes hacer para salir del lío de ideas que pasan por tu cabeza.

Cuando sientes que hay pocas opciones, que por mucho que lo intentes nada va a cambiar, se encuentran pocas soluciones.

Todo se complica, se hace cuesta arriba, nada sale bien, tomas diferentes caminos pero ninguno parece el adecuado… Y entonces llega la gran pregunta… ¿Qué hago si no veo la salida a esta situación?

Seguro que si llevas tiempo con tu negocio te habrá pasado, no sólo ahora por la crisis en la que estamos, sino que hay muchos momentos que no encontramos una estrategia clara y un plan que seguir.

Nos encerramos en nuestro mundo, en el problema, y te garantizo… que desde esa posición no vas a encontrar la mejor forma de salir a la situación que tanto te está paralizando y que te preocupa.

Y todo ¿por qué? Porque nos cuesta tomar una decisión por miedo a equivocarnos (aparece el fantasma del error, del fracaso), a que nos vaya peor de lo que nos va a ahora, a almacenar una nueva equivocación, a perderlo todo…

Mi recomendación es que te hagas consciente de qué está pasando con total sinceridad, toma distancia, salte de la situación “problema”, y hazte esta pregunta…

Si tomo este camino (decisión) ¿Qué es lo peor que me podría pasar?

Y cuando hayas pintado el peor escenario, vuelve a preguntarte desde esa situación terrible que te has imaginado…  ¿Qué es lo peor que me podría pasar?

Y vuelve a preguntarte lo mismo hasta que creas haber desgranado completamente la situación problema.

Cuando creamos el peor escenario, el más pesimista, desmontamos nuestros miedos y asumimos lo peor que nos podría pasar.

A partir de ahí… Nos liberamos, ya hemos visto lo peor que nos podría pasar, y con esa mirada, seguro, puedes empezar a tomar mejores decisiones y a encontrar diferentes salidas para ir creando tu estrategia y planes que te impidan caer en lo peor que te has imaginado.

Desde la acción siempre vas a encontrar opciones. Te convertirás en una persona proactiva y empezarás el camino de crear y hacer que las cosas sucedan.

Si te quedas en la actitud de víctima, esperando a ver qué pasa, dejando que algo o alguien salga a tu rescate poco o nada sucederá.

¡Actúa! lo peor que te puede pasar es que te equivoques y saques un buen aprendizaje… Y desde ahí empezar a construir de nuevo.

Cuando soplan vientos de cambioalgunos levantan muros y otros construyen molinos”. (Proverbio chino)

Qué prefieres ¿superar barreras o izar la vela para ponerte a favor del viento y avanzar?

Si decides aprovechar los vientos que soplan y salir reforzado de esta situación, ve ahora a este enlace para mirar cómo hacer para sobreponerte a esta situación y encontrar las oportunidades que estos tiempos de crisis no están brindando… Pulsa Aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *